Líderes del mundo moderno

enero 26, 2011

En el último post se me ocurrió decir que los retratos de hoy día no eran tan salvajes como en otros tiempos, sólo para descubrir esta impresionante fotografía de Alfred Krupp. Arnold Newman haciendo amigos:

Vamos a considerarla un accidente. Seguramente ese día le sentó mal la fabada o había mezclado medicamentos, porque si no,  no se explica. Un empresario depende de sus clientes, por muy poderoso que sea, y no parece la mejor campaña de imagen de la historia. Otro caso diferente es la famosa imagen de Pinochet hecha por Chas Gerretsen

A este los clientes se la traen al fresco y exhibe su catadura sin complejos, incluso con orgullo: “Soy un carnicero sanguinario, de modo que cuidadito conmigo o te vas a cagar”. La foto se ha convertido en el icono del dictador latinoamericano por méritos propios. A diferencia de la anterior, el fotógrafo no pincha ni corta, se limita a disparar, pero imagino que si de él dependiera, ésa hubiera sido la foto que hubiese pedido. Un chollo para los fotógrafos. Otro que tampoco tiene demasiadas manías es Vladimir Putin, a juzgar por la famosa foto de Platón:

Este sigue en activo, por lo que no nos extenderemos demasiado analizando la foto. Que cada cual saque sus conclusiones. Es evidente que se está dando una imagen negativa.  pero hay quie tener en cuenta que en ambos casos no era la foto oficial. En estos casos la gente lo cuida más. Vamos a ver qué tal lo llevaba el gran Kim Il Sung:

De un tipo que se hace llamar “Amado líder” poca cosa se puede esperar. Lo que me interesa hacer notar es que el pájaro se retrata como un venerable abuelete abierto y simpático, con quien te irías al bingo sin dudarlo. El diseño de la cosa sigue el modelo clásico de los regímenes comunistas. kitsch hasta decir basta. El pobre Kim se removería en su tumba si viera el giro que dio a la imagen Kim Jong Il, sangre de su sangre y autor del libro “Los diez mandamientos para la edificación sistemática del pensamiento único del presidente Kim.”

No sabemos qué le pasaba por la cabeza al bueno de Kim para retratarse como una mezcla de pederasta barato y  malo de película de Jackie Chan. Lo que sí está claro es que este señor ha visto Matrix demasiadas veces. En los dos casos queda patente que si eres diseñador gráfico y buscas trabajo deberías considerar la opción de Corea del Norte. Como curiosidad hacer notar que en su colección privada tiene una figura de Lladró de Don Quijote de la Mancha, un plato de Toledo y un par de jarrones de Salamanca, todo ello regalado por Santiago Carrillo. Un dato idiota que te puede ser útil algún dia, nunca se sabe. Vamos a ver algo un poco más actual:

El amigo Ahmadineyad es conocido por muchas cosas, pero entre ellas no figura la simpatía y el buenrrollismo. Qué imagen se busca el buen hombre? Precisamente. La del tío que conociste en el crucero y que contaba unos chistes cojonudos. Sabía hacer animales con globitos y los niños lo adoraban. Habéis quedado para veros el día que vayas por Cuenca, un chavalote estupendo. Su único vicio son las armas de destrucción masiva, pero dice que lo está dejando. Habrá que empezar a poner en duda eso del retrato psicológico?  En todo caso, cuando te inventas un personaje hay que vigilar un poquito, porque si no, se te va la mano y te pasa como al colega Mortadelo Gadafi:

Aquí lo tenemos de lider de las masas beduinas. Supongo que pensó que si vas a la ONU y no das la nota la cosa se pone aburrida. De todos modos, lo de vestirse de pueblerino tampoco es que le vaya mucho, de modo que en las grandes ocasiones se pone más guerrero:

Impresiona, eh? Lo que más me gusta es el gesto de la boca. Un poco como de portero de discoteca. “Es una fiesta privada, no se puede entrar con bambas”. Y hablando de discoteca, cuando de verdad se pone estupendo el señor este es cuando visita a su colega Berlusconi:

Bienvenidos al gran festival de la silicona. Estos dos juntos en una fiesta tienen que ser la bomba. Como es un tipo modesto se ha hecho reproducciones en miniatura de las condecoraciones para poder lucirlas todas sin parecer un hombre anuncio. La jamonaca con cara de pocos amigos no es sino otro complemento más del atuendo del líder del mundo árabe, muy del agrado del cachondo de don Silvio. con este acabaremos:

Podemos considerar esto un retrato psicológico? Parece Berlusconi con una máscara de Berlusconi. Tiene don Silvio la jeta recauchutada y expresión de gigoló de tercera. Creo que es el primer caso en la historia de Photoshop aplicado en el Mundo Real. A mí me sugiere un dinosaurio de látex, pero eso debe ser porque lo que sé del personaje me condiciona. Lo que expresa Gadafi con sus disfraces lo sugiere Silvio con sus disimulos. Se le nota todo.


Llevamos siglos de Photoshop

enero 20, 2011

En su ponencia del sábado, Albert Buendía dijo un montón de cosas interesantes en los 20 minutos de que dispuso. Pero nuestra existencia es breve, y está llena de ruido y furia, de modo que me centraré solamente en una frase que me parece clarividente: “Los pintores nos llevan muchos años de ventaja”. La gente que cree que el Photoshop es un invento moderno deberían reflexionar un momento. Cuando Velázquez pinta a Felipe IV  está haciendo algo que hacemos nosotros a menudo, pero con pinceles y para clientes VIP. Esa es la única diferencia. El cliente ha de quedar contento igual, seguramente le metían prisas igual, lo que seguro que no le decían era aquello de: “sácame guapo” . Examinemos el retrato con atención.

Lo que se dice favorecido, no está. El pintor tiene en sus manos la posibilidad de pintarlo de manera que parezca menos memo, pero no lo hace. Porqué? Misterio. Otro ejemplo del mismo pintor, el retrato de Inocencio X

No es por faltar, posiblemente fuera una bellísima persona y el retrato no le haga justicia. Pero si era la mitad de hideputa de lo que aparenta, hay que tenerlos cuadrados para entregarle el trabajo y encima, pretender cobrar. Observemos ahora este retrato del Cardenal Tavera, de El Greco.

Te imaginas la cara del cliente cuando le enseñas eso? En este caso no hubo problema, porque el susodicho ya estaba muerto cuando se hizo el cuadro. Tal vez tuviera esa jeta cuando aún vivía, tal vez El Greco tuviera cuentas pendientes con el individuo, no lo sabemos. En todo caso, no es la foto que pondrías en tu perfil del facebook.

Hemos de recordar de nuevo que el pintor tiene en sus manos la posibilidad de falsear y dulcificar el retrato tanto como quiera. Sin embargo, cada retrato es una radiografía despiadada que no nos ahorra un detalle por sórdido que sea. No habíamos quedado en que  la fotografía tenía el monopolio de la realidad? Cabe destacar también la valentía del interfecto que acepta sin rechistar una imagen que lo hace aparecer como un idiota o un cabronazo integral. Pudiera ser que los poderosos en esos tiempos tuviera menos manias que los de ahora, pero por lo que yo sé, este tipo de personal no se ha distinguido nunca por su tolerancia y espíritu deportivo. Qué sucede hoy día? Están los mandamases por la labor de pasar a la posteridad con cara de haber desayunado bebés crudos? Me temo que no. Hoy día resulta impensable un retrato como los anteriores, que enseñe tan a las claras lo imbécil o lo mala persona que eres.  No tiene nada que ver con que exista o no Photoshop. La cuestión es otra.  Qué hemos hecho mal? Tenían antaño los pintores una autoridad que los fotógrafos no tendremos jamás? O es que nos estamos volviendo todos más gilipollas cada día que pasa?

La respuesta, en el próximo post, que esto va para largo.


Me estoy planteando empezar a fumar en serio

enero 19, 2011

En tiempos de crisis, ya se sabe. Una minoría social cualquiera hace de chivo expiatorio y paga el pato por todos. Lo novedoso esta vez, es que la corrección política no permite atacar a los judíos o los homosexuales, de manera que no ha quedado otra que meterse con los fumadores.

Hemos llegado a un punto de este sorprendente siglo en que fumar es el último acto de rebeldía accesible al  ciudadano medio.  Poco heroico, dirán algunos. Es lo que hay, y tiene su mérito. Ahora mismo los fumadores están peor vistos y sufren peor trato que los toxicómanos. A ellos les ponen narcosalas y les pagan la metadona. Para cuándo salas de fumadores subvencionadas? Dan ganas de ponerse a fumar. En serio.


La foto más vendida de la historia

enero 14, 2011

Les presento la obra maestra de Martin Elliott, fotógrafo de un sólo éxito.

El señor Elliott murió el año pasado dejando como única huella de su paso por  este valle de lágrimas la foto en cuestión. No es poca cosa, ya quisiéramos muchos. Según dice la leyenda, se trata de la foto más vendida de la historia. El dato habría que contrastarlo, pero lo que es seguro es que todos la hemos visto alguna vez. Los más viejunos tal vez incluso la hayan tenido colgada en su habitación ayudándoles con los siempre problemáticos picores de la pubertad allá por los felices setenta. Lo más curioso de esta curiosa historia es que el señor Elliott continuó dedicándose a la fotografía hasta su muerte, sin volver a producir nada destacable ni, por supuesto, ninguna otra foto comparable en cuanto a éxito a la imagen de la tenista. La chica, por cierto era su novia, y no le fue al bueno de Elliott con el rollo de los derechos de imagen y esas zarandajas. Era una época de paz amor y buen rollo, y no cobró un duro en toda esta historia. Ah, qué tiempos aquellos!

Era el señor Elliott un fotógrafo mediocre? Posiblemente, aunque ni más ni menos que la mayoría de los que nos dedicamos a esto. Muchos fotógrafos son famosos por una sóla foto, independientemente de lo buenos o malos que pudieran ser. O alguien se ve capaz acaso de recordar una sóla foto de Alberto Korda que no sea la mítica estampa del Che?

Una foto de Joe Rosenthal que no sea esta?

La diferencia es que la foto del señor Elliott no está en los museos.  Para mí el trasero de la tenista puede competir con el David de Miguel Angel y la Gioconda juntos, y encima salir ganando. Pero eso es una apreciación puramente personal. Ya he dicho varias veces que en temas de arte es mejor no meterse. Tener un sólo éxito en la vida es mejor que no tener ninguno, vamos digo yo. En el caso del señor Elliott encima, tenía una novia de las de mojar pan, jamonosa y predispuesta. confirmando que detrás de todo gran hombre hay siempre una gran mujer.

En cualquier caso, descanse en paz y que le quiten lo bailao. Si hay otra vida me pido ser él.


No es una inocentada

diciembre 28, 2010

Hay quien hace fotos, hay quien toma fotos, y hay mucha gente que las tira. A estos últimos va dirigido el invento de marras. La cámara conceptual Nadia se postula muy seriamente en la reñidísima competición por alcanzar el cero absoluto en la escala de la estupidez fotográfica.  Según parece, la cosa esta le pone nota a tus fotos antes de que las hagas tires, con lo que le ahorras al mundo un montón de basura. Bien pensado, a lo mejor no es tan mala idea. Lo que no me queda claro es qué criterio sigue el engendro para puntuar tus obras. Claro que con el eslógan ya queda claro de qué va la cosa: “La cámara que piensa, para que tú no tengas que hacerlo”

Brillante. Nos espera un futuro brillante.


Instrucciones para montar un mueble de Ikea

diciembre 21, 2010

Ya he comentado alguna vez mi desconcierto a la hora de enfrentarme a una exposición de fotografía “Artística”. así con mayúsculas. Seguramente el problema radica en que nunca me leo los panfletos hasta que es demasiado tarde. En este sentido, visitar una exposición es como montar un mueble de IKEA, no puedes pretender entenderlas si no te lees primero el papelito. Yo nunca leo las instrucciones, al menos de entrada, y así me va. Ayer me ocurrió exactamente esto en la exposición de Bruno Serralongue, en la Virreina.

Bruno Serralongue

De entrada las fotografías me recordaron las fotos que hace mi cuñado cuando va de vacaciones,. No obstante, las ampliaciones eran grandes, y estaban muy bien enmarcadas, quiero decir que la puesta en escena sugería que había algo que se me estaba escapando. Soy consciente de mis limitaciones en cuestiones de arte, de modo que me dí por vencido y me leí las instrucciones. Mi ansia de aprender no conoce límites.

El conocimiento es poder. Ahora, el sentido de la muestra se me reveló de manera diáfana. Resultó que el señor este leía una noticia en el diario, acudía como un mirón más al lugar de los hechos  y hacía una foto. La noticia había pasado ya, y por tanto, lo único que fotografiaba esta buena persona era una calle, un edificio, un solar donde había pasado algo. Todo muy frío, muy objetivo y muy cool. El resultado son imágenes que tienen un interés muy limitado, tendente a cero. Imposible saber que esa es justamente la idea si no te lees las instrucciones, de modo que me sentí aliviado al ver que si no le veía el encanto a la cosa no era debido a mi falta de sensibilidad. Si lo entendí bien, hacer la foto de un suceso interesante, es considerado foto de prensa, pero hacerla un día después, cuando ya no pasa nada y no hay nada que ver, sería ya cosa artística. Eso por hacer un resumen más o menos comprensible para los que seais un poco lerdos. Según el director de la Virreina,  las fotos «son un instrumento más de participación en la sociedad global”. Suena bien, y no significa nada, lo que demuestra que este señor no tiene el cargo que tiene porque sí.  También  se nos explica que el artista se pagaba él mismo los viajes a los sitios. Curioso dato que no sé si aporta algo o no, pero a estas alturas mi desconcierto ya es máximo y no estoy para sutilezas.

Ahora en serio, yo no entiendo de estas cosas, pero seguro que se trata de una exposición muy interesante.


Cómo saber hasta dónde debes humillarte

diciembre 9, 2010

Esta es la gran incógnita que debe resolver todo fotógrafo. No es una cuestión menor, porque de dónde pongas el listón va a depender tu cotización en el mercado y por tanto, tu posición en la cadena alimenticia.  No hay consejos mágicos para esto. La única regla es cobrar tan caro como puedas por tus servicios, que ya se encargará el mercado de ponerte en tu sitio. Esta regla es universal, y la aplica todo el mundo sin excepción, desde Emilio Botín a las prostitutas de rotonda. Alguien podrá objetar que a ciertos personajes (llámense Botín, Alierta, o Soprano)  el mercado les trae al fresco porque se rigen por otras reglas. Cierto, por eso nos vamos a limitar a nuestro pequeño y modesto mundo de  humildes fotógrafos.

Nos han comido el coco con lo de la autoestima, y para ciertas cosas la dignidad conviene dejarla en casa. Por eso cuando el cliente te dice que ha usado tu presupuesto para su higiene íntima y que lo que hay es lo que hay, te quedas un poco sin saber qué cara poner. Es evidente que quieres aceptar el trabajo, y también es evidente que el cliente no te va a pagar más, de modo que tienes varias opciones, todas malas:

  • Arrastrarte de manera inmunda y aceptar sin rechistar. Ten por seguro que vas a tener problemas sin cuento, y que el próximo trabajo lo vas a hacer por la mitad de éste.
  • Improvisar una excusa rocambolesca que justifique que aceptes hacer el trabajo por la cuarta parte de lo que pedías, que ya era justito. Nadie se lo va a creer, pero tu cliente pasará un buen rato contigo, y eso siempre se agradece. En el próximo trabajo se aplica lo mismo que en el punto anterior
  • Decirle que por ese precio no le puedes hacer el trabajo. Si le interesas en serio te considerará un profesional, ganarás su estima y admiración, en adelante vuestra relación será larga y fructífera y pagará gustoso y satisfecho lo que le pidas. A veces alguiien se descuelga con una historia de este tipo. No los creais. Eso le ha sucedido en sueños, pero a cierta edad la frontera entre el sueño y la realidad se vuelve confusa. Volviendo al mundo real, pederás un cliente, pero que ya estaba maleado. Que se lo quede otro. El tiempo que te va a dejar libre lo puedes dedicar a buscar otro cliente, o a escribir un blog o a cortarte las uñas de los pies.

Reconozco que he aplicado el método 3 en algunas ocasiones. Hace poco me llamaron de una revista mexicana para encargarme unos retratos. La tarifa era de chiste. Consciente de que el nivel de vida es diferente (aunque no tanto) escribí un correo de la manera más cortés  y educada posible proponiendo un acuerdo de aquellos de “ni pa ti ni pa mi” . Ni siquiera recibí respuesta. Esta es la prueba infalible de que has hecho bien. Trabajar con gente zafia y sin educación siempre es desagradable, y es seguro que te van a crear problemas. Además, las cantidades son tan irrisorias que te sale barato el arrebato de orgullo. Más te gastarías en el psicoanalista, y ni siquiera está demostrado que funcione