calendario literario 2011

diciembre 12, 2010

Uno de los secretos de la profesión -de cualquier profesión- es la tolerancia al fracaso. Sin esa cualidad no es posible elaborar ideas y propuestas que nadie te ha pedido y que nadie te va a pagar. Y se supone que vamos a hacer precisamente eso todo el tiempo, esa es la diferencia entre un emprendedor y un asalariado, que sólo hace lo que le mandan y además cobra por ello, el muy infeliz. De vez en cuando una de estas ideas prospera, pero la mayor parte de las veces, el silencio es la única respuesta a tus desvelos.  La idea de hacer un calendario ilustrando fragmentos de la lietratura española no fue mía, hacerlo con una cámara estenopeica, sí. Otro proyecto al baúl.

La costa vasca, ilustrando un texto de Pío Baroja

El cielo de Castilla, en este caso Soria, ideal para Miguel Delibes

Una vista de Cadaqués, el Empordà de Josep Pla

La Plaza Real de Barcelona, un escenario de Vázquez Montalbán

Y ahora, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, pásate por la página de la revista Time y vota el personaje del año, que es gratis


Los secretos de la estenopeica panorámica (y II)

noviembre 17, 2010

Tal como prometíamos,  hoy hablaremos de cómo hacer un agujero perfecto para la pinhole. Para hacer un estenopo en condiciones necesitamremos varias cosas:

  • Una lámina de aluminio o latón lo más fina posible. En Barcelona se puede conseguir en Servicio Estación
  • Una aguja de coser fina
  • Papel de lija del más suave. Sirve incluso una caja de cerillas
  • Un marquito de diapositivas con cristal
  • Un proyector de diapositivas
  • Una cinta métrica (ideal las que regalan en IKEA)
  • Spray negro mate
  • Un rotulador muy fino muy fino muy fino.
  • Varios: un objeto contundente, una patata, cinta aislante.

Para empezar calculamos el diámetro que necesitamos con esta herramienta. Luego pintamos el aluminio por una cara con una capa suave de pintura. Una vez seco, cortamos un trocito y lo ponemos sobre una superficie plana (por ejemplo una patata o un trozo de corcho) Le apuntamos la aguja y damos un toque rápido con el objeto contundente mirando de que la aguja no penetre más allá de un par de milímetros. Le pasamos la lija con mucha suavidad para quitar las rebabas. Obtendremos esto:

Ahora hemos de comprobar si el agujero cumple los requisitos. Empezamos por dibujar en el cristal del marquito dos marcas a 1 cm de distancia, o a dos, como os dé la gana:

Pegamos la cinta métrica en la pared. Metemos el marquito en el proyector y proyectamos la imagen contra la cinta de manera que quede perfectamente enfocada y movemos el zoom hasta que las marcas coincidan con alguna medida exacta (20 cm, 1 metro, lo que queráis) A partir de aquí sabremos la escala a la que estamos ampliando. Acto seguido metemos nuestro agujero en un marquito limpio

Sin mover nada lo metemos en el proyector y veremos el círculo a un tamaño considerable encima de la cinta métrica. Con esto conseguiremos dos cosas: Primera, sabréis el tamaño exacto del agujero, al conocer la escala a la que estamos ampliando. Segundo, veréis que el agujero que habéis hecho es una mierda que no vale para nada. Es normal, lleva un poco de práctica y el único método es a base de ensayo y error. Tal vez consigas un agujero perfecto, pero de una medida diferente a la deseada. En ese caso, lo mejor es etiquetar el agujero y guardarlo para alguna otra ocasión

Como veis, yo pongo la medida del agujero más una valoración de su calidad, en este caso un 10. No los guardo con menos nota. Una vez tengáis el agujerito deseado, a pegarlo en la cámara y listo. Ojalá todo fuera tan fácil.


Los secretos de la estenopeica panorámica

noviembre 16, 2010

En un post anterior, me preguntaban si la panorámica 6×17 era simplemente lo que parecía o tenía más secretos. No hay secreto. Cuanto mejor, más usable y más perfecta sea tu cámara, mejores resultados obtendrás. El único secreto consiste en hacer las cosas bien, y para que se vea, ahí van los puntos claves a tener en cuenta cuando construyes tu cámara:

Precipitación. Esta cámara la hice en un arrebato con lo primero que pillé por casa. Por tanto, sus dimensiones no acaban de ser las que deberían y los acabados dejan mucho que desear. Usé tablero de madera del gordo, mucha masilla NURAL,  restos de parquet y ni se sabe qué mas porquerías. No lo hagáis. En mi caso tiene un pase, porque soy así. Si vais a hacer una cámara, o un huevo frito, aseguraros de que teneis todos los ingredientes antes de empezar.

Flexibilidad. Me gusta poder tirar a 1/2 segundo sin trepidaciones ni movimientos de cámara.  Te permite hacer incluso retratos, si tienes suerte y el modelo se comporta.

Por lo tanto, lo de poner-quitar un cartoncito para tapar el estenopo no acaba de convencerme, aparte de que es un poco chusco. Por eso me inventé un disparador hecho con un muelle de bolígrafo y un trozo de plástico fijado con un tornillo.

Quedó super chapucero, luego lo he ido refinando, como podéis ver. El sistema funciona de miedo. El tubito protector/embellecedor es un trozo de tubería de riego por goteo. El  disparador va fijado con un soporte de cable eléctrico. Como veis hay una pieza de madera que encaja a medida. Los ingredientes: medio euro. La cara que pone la gente cuando le das al botón, no tiene precio.

Usabilidad. Cargar y descargar la película ha de ser factible a plena luz del día. En este caso monté unos tornillos para fijar la película y unos rodillos de cobre que la mantienen tensa.

Para arrastrar el rollo corté la punta de un destornillador -costó un huevo- y lo encajé en un trozo de pasador de plástico que encontré por ahí. Funciona

Todo el tinglado va montado en la tapa para que sea más fácil y accesible

Accesorios. Una mirilla de puerta convenientemente cacheada con cinta negra da una imagen bastante aproximada de lo que vamos a fotografiar y nos permite no ir a ciegas.  Sobre todo combinada con el nivel de burbuja situado en la parte superior.

No se ve en la foto, pero fijar en la base una zapata rápida Manfrotto te permite fijar la cámara al trípode sin problemas

No os privéis de nada que es barato: Una ventanilla en la parte trasera os irá de miedo para saber en qué fotograma debes detenerte a la hora de pasar la película:

Distorsión y viñetas. Hay gente a la que le gusta que se vea la imagen supercutre. Incluso hay aplicaciones en el Iphone y presets de Lightroom para simular que tu óptica es un culo de vaso de plástico. Al parecer da un toque artístico a la cosa. En mi caso intento justamente evitar eso. Una imagen de 6×17 cm quedaría deformada y viñeteada si no ponemos remedio. Por eso el soporte de la película es curvado, para que TODA la imagen esté a la misma distancia del estenopo y tengamos un resultado consistente en todo el negativo.

Una vez cargada la película, lo cierras todo a presión

Da un poco más de trabajo al montar la película, pero vale la pena. Como veis, la distorsión es muy pequeña. El viñeteo de la izquierda se debe a un fallo con el obturador que está en vías de ser arreglado:

El estenopo. O agujero, para los profanos. Esta es la madre del cordero. En este caso la distancia focal son 60 mm. Hay tablas en internet que dan el diámetro adecuado, e incluso una aplicación que te ayudará a calcularlo, pero el problema es otro. Una vez sepas que necesitas un diámetro de 0,24 mm, cómo coño lo vas a hacer? So listo? Y es más: una vez lo has hecho, como narices lo compruebas, lo mides, y decides que es el mejor agujero posible para tu máquina? Es bastante fácil, pero esto se está alargando demasiado, o sea que mejor lo dejamos para mañana. La segunda parte, aqui.


20 años de la caída del Muro

noviembre 9, 2009

Cuatro Pinholes de cumpleaños para Berlin. aprovechando la ocasión:

brandenburg2-Edit

La Puerta de Brandenburgo, inevitable

rellotge-bansee-Edit

El Wannsee

tumbonas2-EditDe nuevo el Wannsee

escalaberlin

y un interior en Charlottenburg


Pinhole con la Canon 5D MKII

septiembre 30, 2009

Hace unos días monté un zone plate en la Canon 5D MKII para ver qué tal iba la cosa. Ya lo había probado con la cámara Franka y el resultado me gusta.

real 3

La ventaja del Zone Plate sobre el Pinhole es que permite hacer fotos muy rápidas, con lo que casi no necesitas el trípode y puedes fotografiar personas o animales. Como soy vago por naturaleza se me ocurrió que tal vez con la digital la cosa sería más sencilla: te ahorras el revelado, los carretes, el tiempo de espera, escanear la foto, la incertidumbre, y todo eso que en el fondo tiene su gracia.

Para hacer la prueba le hice un par de fotos al burro de un amigo:

_MG_4573-Edit

El día no acompañaba, de modo que tuve que tirar a 1/4 de segundo a 1600 ISO. El jodido no se estaba quieto, por lo que me fui a por el perro.

_MG_4642-Edit

La conclusión final es que no me gusta. La separación entre la “lente” y el sensor es de 43 mm, por lo que la distancia focal viene a ser la de un objetivo normal, y para estas cosas prefiero tener un poco más de ángulo.. O sea,  que he vuelto a desmontar el invento y lo he montado en una Fujica viejuna que compré en Ebay por dos duros. Lo de los dos duros es importante, porque le he tenido que practicar un tuneado radical a la cámara para modificar la distancia focal que incluye la trepanación del espejo. Ya sé que la 5D estará caducada en cuatro días, pero de momento no entra en mis planes hacerle este tipo de cosas.  Ya veremos qué tal salen las pruebas.


Llegó el verano

julio 14, 2009

platja 1

Y con el verano, las vacaciones, la playa, el calor, la pereza, las moscas y los mosquitos. A mí particularmente siempre me da por sacar las pinholes del armario a que les dé un poco el aire.


El Proyecto de la cámara Idiota

junio 3, 2009

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS DEL

STUPID CAMERA PROJECT

Vivimos en la sociedad de la basura. La consumimos a diario en la televisión, en los fast-food, en los centros comerciales, incluso la fotografía es ya de usar y tirar.

Esta actividad frenética produce una cantidad incesante de desperdicios: teléfonos móviles desfasados, cámaras de un solo uso, chatarra cibernética, y millones de Gigabytes de información intrascendente corriendo de un lado para otro en forma de basura virtual.

Si queremos aprovechar todo ese fabuloso tesoro sobrante, está claro que la mejor opción pasa por usarlo en la construcción de cámaras. Se trata de un proceso sencillo e indoloro, y podremos reutilizar cualquier cosa que de otra forma deberíamos desechar. Una tostadora de pan, un viejo teléfono, una radio sin glamour… todo sirve. De esta manera completaremos una especie de ciclo cósmico

Ahora, gracias al STUPID CAMERA PROJECT, tenemos las nuevas estenopeicas serie “Profesor Franz” en homenaje al precursor del cacharro multiinútil. Hemos pasado del cubismo, el impresionismo y demás tonterías al Basurismo. Arte de usar y tirar.

torradora

Como primer ejemplo, la imprescindible cámara con tostadora de pan incorporada.

Tanto megapixel y nadie piensa en nuestras necesidades…