Otra de Photoshop (esta vez Microsoft)

agosto 31, 2009

Ya estamos con lo de siempre. Photoshop y sus desastres es un tema inagotable, y sólo lo traigo aquí cuando la cosa es realmente espectacular. Este ha sido el caso de la versión polaca del anuncio polaco de Microsoft, del que supongo todo el mundo ha oído hablar:

microsoft-publicidad-error

Para resumir el caso, algún listo decidió cambiar al negro por el sonriente y vivaracho zagal que puede verse. La gente ha puesto el grito en el cielo por lo del racismo y eso, pero yo no creo que sea ese el problema.

Por mi parte apoyo totalmente el retoque propuesto por los polacos. Estas fotos donde todo es limpio y guay, y la gente es profesional y cool, y sonríen profidén  etc, estas fotos son más falsas que un Euro de madera. Lo más irritante es la nada sutil mezcla que proponen, metiendo todos aquellos grupos teóricamente relegados para que todo el mundo vea lo enrollados que son. Siempre tenemos un asiático, un negro, un hispano, alguna mujer, algún gay, algún minusválido, algún joven, alguien de Astorga y, según los casos, hasta se atreven a meter algún varón blanco de mediana edad. Estos últimos son (somos) una especie amenazada, aunque de eso hablaremos otro día. Esto mismo fue lo que echaron en falta los polacos, que al parecer ya notaron que la foto en nada les representaba, y cogieron por la calle de enmedio con los resultados que hemos visto.

Hasta aquí la reflexión filosófica, lo que es imperdonable, es la chapuza horrenda de retoque que han hecho. No cuadra por ninguna parte y ofende a la vista. Hasta las fotos aquellas en que Stalin quitaba y ponía gente eran más creíbles. cuesta creer que Microsoft no tenga gente más profesional a mano. Esto sí que es un crimen, y de los gordos


Bricolage low tech con la cámara del móvil

agosto 30, 2009

No he tenido teléfono con camara hasta hace poco, y por mucho megapixel y mucha porra, me sigue pareciendo un truño, por lo que me he puesto a hacerla un par de apaños. Hacía tiempo que quería ponerle al móvil un objetivo de Holga que tengo suelto por ahí. El engendro queda un poco aparatoso:

holga-telefon

Como puede verse, burdo y exento de elegancia. Sin embargo dota al teléfono de un macro donsiderable. Véase una moneda de 20 céntimos:

lent-holga-moneda

Entonces mira tú que casualidad, me he encontrado esta entrada en Microsiervos explicando cómo hacer un macro con la lente de un lector de Cds viejo (o nuevo, que cada cual haga lo que le dé la gana).

lent-cd-dit

Si una cosa tenemos en casa es chatarra inútil, de modo que en dos minutos ya tenemos el teléfono de esta guisa:

lent-cd.telefon2

Como veis, valoro más la inmediatez que la elegancia, pero el invento funciona perfecto:

lentecd-moneda

punta boli

Bastante más potente que el anterior. Para seguir con el reciclaje, le he quitado la lenta a una cámara de esas de usar y tirar:

lent-camara-dit

que una vez acoplada al teléfono tampoco da un mal resultado

lentcamara-moneda

Todas las fotos están hechas a lo bruto, sin iluminar, sin trípode y a la brava, y las he puesto tal cual salen del móvil. Es de suponer que con un poquito de cariño la cosa puede dar bastante buen resultado.

Por último un proyecto que de momento no da buen resultado, ya que la lente está en muy mal estado, pero que funcionar, funciona.. En cuanto consiga una mejor os lo cuento. Se trata de acoplar una mirilla de puerta al móvil y conseguir un gran angular por dos duros::

mirilla.telefon

Eso sí que es tecnología 3G


Cómo adelgazar con photoshop

agosto 29, 2009

Ya sé que debe ser una obsesión mía, pero me fascinan las atrocidades que comete la gente con el photoshop. En este caso me llamó la atención un banner de esos que salen navegando por internet. Se trata de la típica página que anuncia sistemas milagrosos para adelgazar, aunque a lo mejor se pasan un poco

Imagen 2

La rolliza y jamonosa moza de arriba ha quedado convertida en un espectro recién salido de un campo de exterminio por obra y gracia del filtro “licuar”.

De todos modos, si alguna está interesada le mando el banner completo, con la dirección del sitio y eso.


Ley de la Incompetencia Proporcional de Siqui

agosto 25, 2009

Al hilo del post de ayer voy a dar a conocer la Ley de la Incompetencia Proporcional de Siqui.

El primer principio de esta Ley determina que a mayor sofisticación, mayor será el desconocimiento del tema por parte del usuario medio (1)

El segundo principio establece que a mayor accesibilidad del material fotográfico, mayor será  la cantidad de ineptos que accedan a él. (2)

El tercer principio se deduce de los anteriores: La posibilidad de encontrar a un inepto haciendo fotos  tiende matemáticamente a uno. (3)

(1) No hay más que pensar que hace 100 años las cámaras eran de madera y cartón, pero para hacer fotos había que tener conocimientos de química, óptica, y otras hierbas, aparte de ser un manitas. Si la cámara lo hace todo (incluso esperar a que la parienta sonría) no hace falta romperse la mollera investigando qué sucede dentro de la cajita, no?

(2) Por ineptos nos referimos a desconocedores de los principios elementales de la fotografía. Si comprar una cámara exige un sacrificio económico importante, sólo aquellos realmente interesados harán el esfuerzo. Lo contrario alienta el consumo fotográfico tipo Fast-food, que es el que nos ocupa.

(3) Un sencillo principio matemático indemostrable. Ya en 1931 Kurt Gödel demostró que siempre existirán teoremas de la aritmética cuya corrección o incorrección nunca puede demostrarse a partir de los axiomas de la aritmética.


Para qué sirve el flash? (mayormente para nada)

agosto 24, 2009

Ayer estaba viendo el partido del Barça por la tele cuando a Messi le tocó lanzar un penalti. En el momento exacto, cientos de pequeños flashes centellearon en la grada, ofreciendo un bello espectáculo… y poco más. La mayoría de esos destellos proceden de cámaras compactas, que al notar que no tienen suficiente luz, disparan el flash  a la desesperada, como último recurso, para hacerse notar.

Imagen 2

El Camp Nou tiene 11.190 puntos de luz, que dan un total de 4.500 kilowatios de potencia. Con esa luz se disparaba en mis tiempos a 1/500  f2,8 con película de 400 ISO, no creo que haya cambiado de manera sustancial. Es obvio que el flash enano y patillero de una chiqui-cámara compacta poco puede aportar. No hace falta empezar con el rollo del cuadrado de la distancia y los números guía.

Los pobres resultados deberían disuadir a los que aprietan el botón, pero parece que no. La escena se repite cada vez con machacona insistencia: Desde los penaltis de Messi a la vista desde el Empire State o los fuegos artificiales de las fiestas del pueblo, pasando por pantallas de cine (cierto !!!) , cada vez que falta luz la gente confía en que el flash mágico de su cámara mágica podrá solventar mágicamente la situación.

Si fuera sólo que la gente no sabe de fotografía sería comprensible. Nadie tiene la obligación y además poco les intreresa como simples consumidores que son. Pero hay veces que la cosa va demasiado lejos y resulta ya inquietante. Como muestra, una anécdota que me pasó hace tiempo: Estaba yo una noche haciendo fotos de las nubes que se movían iluminadas por la Luna con la cámara en el trípode y exposiciones largas. Era cuando aún pretendía ir de artista sensible. Pues bien, acertó a pasar un lugareño que se quedó mirando el montaje y me pregunta lo que estoy haciendo. Se lo explico, fotos a la Luna,  y el tipo se queda mirando la cámara, el cielo, la cámara one more time y finalmente me suelta:

– Y así, sin flash?

Cierto y verídico.


La crueldad del fotógrafo

agosto 20, 2009

Este es el título de un libro que ha llamado mi atención hoy. Lo sorprendente ha sido al mirar la contraportada y descubrir que habla de un tema sobre el que llevo pensando mucho tiempo. Exactamente la misma cosa. Es una tontería, pero lo explico igual:

Primero, nos plantamos delante de la Torre Eiffel o el Museo del Prado, o la Sagrada Familia o lo que tengamos más a mano. Al cabo de pocos minutos, ya hemos salido en un montón de fotos de gente a la que no conocemos y a la que jamás conoceremos.  Si pasamos un tiempo considerable multiplicaremos las posibilidades de salir en más y más fotos… que nunca veremos. Al cabo de nuestra vida podemos confiar en salir en miles de fotos ajenas.

Este septiembre, mucha gente enseñará a sus amistades fotos turísticas de Berlín en las que salgo yo. Ellos no son conscientes de ello, y yo jamás veré esas fotos… en principio. A menos que tengamos en cuenta el factor Flickr

Como ejemplo, esta foto que tomé hace un tiempo en Kioto.

maikos

Tres jóvenes anónimas paseando por la calle. Pues resultó que alguien la vio en Flickr y acabé sabiendo que las maiko de la foto se llaman Kazuha, Mameteru y Yasuha (no me preguntéis quién es quién) y que ese día iban a la peluquería. No sólo eso, les hizo gracia la foto porque iban… informales! De andar por casa,vamos.

Es sólo un ejemplo. Hace tiempo leí una entrada en Microsiervos hablando de un pryecto en una línea parecida. Hay mucha gente que se dedica a coleccionar fotos de aficionados anónimos que encuentran en los mercadillos. La cosa parece una simple diversión inocente, pero tiene su enjundia y merece tratamiento aparte. Para comprobarlo basta darse una vuelta por la web de MangoFalls.

Ya veis lo que hace el calor y el poco trabajo


Botín de las vacaciones: más fotos de váteres

agosto 18, 2009

Estas semanas han sido muy productivas para mi colección de Váteres del Mundo. Ahí va una muestra de lo más interesante:

R0011665

En Berlin la actividad cultural es tremenda. Aqui, una letrina callejera con música de cámara.

medieval

Dos auténticas letrinas medievales en castillos de Polonia

R0011671

Retretes del campo de concentración de Sachsenhaussen.

R0011893

Lavabo portátil en el Tiergarten

R0011711-Edit

los omnipresentes y entrañables cagaderos de plástico.

R0011738

La mítica entrada de los astilleros de Gdansk con el monumento al fondo.

R0011939

R0011942

Y por último el retrete/obra de arte en Tacheles. El sitio es un lugar de creación de sinergias artísticas y convivencia multicultural para unos y un antro de vagos y piojosos para otros. Todo según se mire, claro.