Follow focus casero para la Canon 7D

enero 30, 2011

Seguimos con los rodajes. Esto es como rascarse, que cuando empiezas no paras. La gran novedad que quiero presentarles es este follow focus fabricado en gran parte con materiales de derribo: una tapa de objetivo, la rueda de un patín, una goma de una tienda de campaña, una llave allen de IKEA y un par de ángulos de acero.

Coste final: menos de 10 Euros. Una gran noticia para todos aquellos que no quieran gastarse 545 $ en uno de los de verdad. Eso sí, es menos elegante. Quisiera poder decir que lo he hecho yo, pero el invento es del gran David Torrents, que es el que sale aquí abajo con cara de preocupado. A su debido tiempo espero poder colgar aquí el fruto de nuestros desvelos.

Anuncios

Los secretos de la estenopeica panorámica (y II)

noviembre 17, 2010

Tal como prometíamos,  hoy hablaremos de cómo hacer un agujero perfecto para la pinhole. Para hacer un estenopo en condiciones necesitamremos varias cosas:

  • Una lámina de aluminio o latón lo más fina posible. En Barcelona se puede conseguir en Servicio Estación
  • Una aguja de coser fina
  • Papel de lija del más suave. Sirve incluso una caja de cerillas
  • Un marquito de diapositivas con cristal
  • Un proyector de diapositivas
  • Una cinta métrica (ideal las que regalan en IKEA)
  • Spray negro mate
  • Un rotulador muy fino muy fino muy fino.
  • Varios: un objeto contundente, una patata, cinta aislante.

Para empezar calculamos el diámetro que necesitamos con esta herramienta. Luego pintamos el aluminio por una cara con una capa suave de pintura. Una vez seco, cortamos un trocito y lo ponemos sobre una superficie plana (por ejemplo una patata o un trozo de corcho) Le apuntamos la aguja y damos un toque rápido con el objeto contundente mirando de que la aguja no penetre más allá de un par de milímetros. Le pasamos la lija con mucha suavidad para quitar las rebabas. Obtendremos esto:

Ahora hemos de comprobar si el agujero cumple los requisitos. Empezamos por dibujar en el cristal del marquito dos marcas a 1 cm de distancia, o a dos, como os dé la gana:

Pegamos la cinta métrica en la pared. Metemos el marquito en el proyector y proyectamos la imagen contra la cinta de manera que quede perfectamente enfocada y movemos el zoom hasta que las marcas coincidan con alguna medida exacta (20 cm, 1 metro, lo que queráis) A partir de aquí sabremos la escala a la que estamos ampliando. Acto seguido metemos nuestro agujero en un marquito limpio

Sin mover nada lo metemos en el proyector y veremos el círculo a un tamaño considerable encima de la cinta métrica. Con esto conseguiremos dos cosas: Primera, sabréis el tamaño exacto del agujero, al conocer la escala a la que estamos ampliando. Segundo, veréis que el agujero que habéis hecho es una mierda que no vale para nada. Es normal, lleva un poco de práctica y el único método es a base de ensayo y error. Tal vez consigas un agujero perfecto, pero de una medida diferente a la deseada. En ese caso, lo mejor es etiquetar el agujero y guardarlo para alguna otra ocasión

Como veis, yo pongo la medida del agujero más una valoración de su calidad, en este caso un 10. No los guardo con menos nota. Una vez tengáis el agujerito deseado, a pegarlo en la cámara y listo. Ojalá todo fuera tan fácil.


Los secretos de la estenopeica panorámica

noviembre 16, 2010

En un post anterior, me preguntaban si la panorámica 6×17 era simplemente lo que parecía o tenía más secretos. No hay secreto. Cuanto mejor, más usable y más perfecta sea tu cámara, mejores resultados obtendrás. El único secreto consiste en hacer las cosas bien, y para que se vea, ahí van los puntos claves a tener en cuenta cuando construyes tu cámara:

Precipitación. Esta cámara la hice en un arrebato con lo primero que pillé por casa. Por tanto, sus dimensiones no acaban de ser las que deberían y los acabados dejan mucho que desear. Usé tablero de madera del gordo, mucha masilla NURAL,  restos de parquet y ni se sabe qué mas porquerías. No lo hagáis. En mi caso tiene un pase, porque soy así. Si vais a hacer una cámara, o un huevo frito, aseguraros de que teneis todos los ingredientes antes de empezar.

Flexibilidad. Me gusta poder tirar a 1/2 segundo sin trepidaciones ni movimientos de cámara.  Te permite hacer incluso retratos, si tienes suerte y el modelo se comporta.

Por lo tanto, lo de poner-quitar un cartoncito para tapar el estenopo no acaba de convencerme, aparte de que es un poco chusco. Por eso me inventé un disparador hecho con un muelle de bolígrafo y un trozo de plástico fijado con un tornillo.

Quedó super chapucero, luego lo he ido refinando, como podéis ver. El sistema funciona de miedo. El tubito protector/embellecedor es un trozo de tubería de riego por goteo. El  disparador va fijado con un soporte de cable eléctrico. Como veis hay una pieza de madera que encaja a medida. Los ingredientes: medio euro. La cara que pone la gente cuando le das al botón, no tiene precio.

Usabilidad. Cargar y descargar la película ha de ser factible a plena luz del día. En este caso monté unos tornillos para fijar la película y unos rodillos de cobre que la mantienen tensa.

Para arrastrar el rollo corté la punta de un destornillador -costó un huevo- y lo encajé en un trozo de pasador de plástico que encontré por ahí. Funciona

Todo el tinglado va montado en la tapa para que sea más fácil y accesible

Accesorios. Una mirilla de puerta convenientemente cacheada con cinta negra da una imagen bastante aproximada de lo que vamos a fotografiar y nos permite no ir a ciegas.  Sobre todo combinada con el nivel de burbuja situado en la parte superior.

No se ve en la foto, pero fijar en la base una zapata rápida Manfrotto te permite fijar la cámara al trípode sin problemas

No os privéis de nada que es barato: Una ventanilla en la parte trasera os irá de miedo para saber en qué fotograma debes detenerte a la hora de pasar la película:

Distorsión y viñetas. Hay gente a la que le gusta que se vea la imagen supercutre. Incluso hay aplicaciones en el Iphone y presets de Lightroom para simular que tu óptica es un culo de vaso de plástico. Al parecer da un toque artístico a la cosa. En mi caso intento justamente evitar eso. Una imagen de 6×17 cm quedaría deformada y viñeteada si no ponemos remedio. Por eso el soporte de la película es curvado, para que TODA la imagen esté a la misma distancia del estenopo y tengamos un resultado consistente en todo el negativo.

Una vez cargada la película, lo cierras todo a presión

Da un poco más de trabajo al montar la película, pero vale la pena. Como veis, la distorsión es muy pequeña. El viñeteo de la izquierda se debe a un fallo con el obturador que está en vías de ser arreglado:

El estenopo. O agujero, para los profanos. Esta es la madre del cordero. En este caso la distancia focal son 60 mm. Hay tablas en internet que dan el diámetro adecuado, e incluso una aplicación que te ayudará a calcularlo, pero el problema es otro. Una vez sepas que necesitas un diámetro de 0,24 mm, cómo coño lo vas a hacer? So listo? Y es más: una vez lo has hecho, como narices lo compruebas, lo mides, y decides que es el mejor agujero posible para tu máquina? Es bastante fácil, pero esto se está alargando demasiado, o sea que mejor lo dejamos para mañana. La segunda parte, aqui.


Más bricolaje: visor de video casero para la Canon 5D MKII

junio 1, 2010

No descubro nada nuevo si digo que las posibilidades de la 5D en vídeo son impresionantes. Sin embargo, mirar por la pantallita es poco práctico, aparte de indigno. Pagar lo que piden en Zacuto, doloroso. Para solucionar el problema sin gastar un euro he montado un visor con cajas vacías de diapositivas y una lupa vieja que corría por casa.

Lo confieso, revelo los negativos en el Fotoprix y compro la película en el Carrefour. Estoy esperando que salga un respaldo digital de marca Hacendado, que ahora mismo es lo más, para comprarlo.

Una vez hechos los agujeros correspondientes y pintado, ni rastro del delito. Sólo falta encajar la lente

Los soportes inferiores son porque lleva dos tiras de velcro en la base para fijar el invento a la cámara de manera rápida. (Soy un fanático del Velcro) Con esto creía que la cosa ya estaba lista, pero hay que tener la precaución de comprobar la distancia de enfoque de la lupa antes de empezar. Yo no lo hice, de modo que al probarla comprobé que tenía un cacharro miope, y tuve que someterlo a un alargamiento

Tras la operación la cosa quedó así. Con el aumento de peso el Velcro ya no aguantaba, de modo que le tuve que poner un soporte metálico.

Es un soporte descartado de un armario de IKEA. Permite usar sin problemas la zapata de Manfrotto y es muy rápido de usar.

El interior está forrado con terciopelo negro para evitar reflejos

Al final la cosa ha quedado un poco aparatosa, pero es práctico y elegante.

Se me olvidaba. el ocular de goma pertenece a una vieja cámara de video fuera de uso y está fijado al cristal usando el cuello de un bote de pastillas de homeopatía. Para que luego digan que no sirve para nada.

Si teneis la precaución de conseguir una lupa con una distancia más corta conseguiréis  un visor más discreto y manejable. A mí me dio pereza volver atrás y seguí con el proyecto pese a los fallos, pero no es obligatorio ser tan cenutrio.

Coste final estimado del invento: un Euro, por decir algo.


Bricolaje fotográfico: montar un engendro digital con la 9×12

diciembre 8, 2009

A todos nos jode tener material obsoleto cogiendo polvo en un rincón. De manera que, aprovechando el puente, le vamos a meter la Canon 5D por detrás a la vieja cámara de 9×12. Los de Cambo ya pensaron en ello, y se inventaron la Cambo Ultima, pero como el invento sale por 3000 eurillos, vamos a hacer el rancio y nos lo montamos en casa.

Como ni siquiera queremos gastar en placas hundidas, una placa de aluminio de Servicio Estación con otra placa atornillada detrás y va que arde

Tosco pero eficaz, como siempre. Lo malo es que la prueba con el Schneider Copal de 150 mm. me da unos resultados poco satisfactorios y decido montarle un objetivo de ampliadora, un Schneider Componon-S 150 Pata negra. Como no estamos para volver a cortar aluminio usamos plástico, y sin tantas tonterías, porque a estas alturas la sospecha de que todo el asunto no tiene futuro empieza a tomar cuerpo.

Al montante trasero le he metido una anilla de teflón de la ferretería con una montura Canon sacada de un viejo objetivo que ya no funcionaba, todo atornillado y con gran profusión de Loctite y cemento Nural (mi preferido), por aquello de la seguridad. También se puede hacer la cosa más fácil comprando un adaptador en ebay por poco dinero, pero cuando se empieza en plan cutre la cosa no tiene freno. Una vez montado todo el asunto presenta este aspecto:

Aparte de pasar la mañana queremos que la cosa funcione, de manera que, una vez hechas las pruebas, resulta que el  50 mm de Canon usado con la cámara normal, como la gente normal es, de manera evidente, mucho mejor. Todo el invento no es más que una enorme pérdida de tiempo.

La conclusión: Tus viejos y magníficos objetivos de 912 se pueden seguir pudriendo en un cajón, junto con la cámara, los raíles, los chasis polaroid, las Hasselblad, el termocolorímetro y la madre qiue los parió a todos. Si quieres una digital de gran formato, gástate la pasta, y el próximo puente, vete a la playa.


Cómo duplicar la potencia del flash con bricolage low-tech

noviembre 22, 2009

Cuando queremos hacer fotos en exteriores nos encontramos con el problema de sincronizar el flash a velocidades de 1/250 como máximo, lo que implica diafragmar en un día soleado a f8. La opción elegante sería usar la nueva Phase One 645 DF que sioncroniza a 1/1.600, pero ya dije en un post anterior que de momento pasaba de comprar más cámaras.  Como somos unos rancios y tampoco nos queremos gastar el dinero en un equipo de iluminación, en condiciones, utilizamos los viejos flashes Nikon de siempre, que se quedan cortos una vez le metes un parasol y te alejas un poco. La solución para duplicar la potencia es sencilla obvia: Poner dos flashes:

El invento es a la vez cutre y marciano: un marco hecho con tubo de PVC en el que montamos las socorridas superclamps para los flashes y el paraguas. Una vez puesto en marcha se ve tal que así:

A la hora de la verdad, no creo que compense el coñazo de llevar tanto trasto arriba y abajo, dejando aparte la imagen que podais dar ante vuestro cliente. Si no, a ver qué os parece el despropósito de Joe McNally montando siete flashes en el desierto.

Le tengo gran admiración al hombre este, pero me parece que aquí mea fuera del tiesto. La conclusión es que a veces conviene dejarse de tonterías y aumentar la potencia de la manera habitual, o sea, gastándose la pasta. Para aquellos que comprais en los descuentos y el baratillo se ha inventado el Alienbees, una opción low-cost de plasticurri que permite salir del paso sin arruinarse. No la he probado personalmente, aunque por lo que parece no es una mala cosa, teniendo en cuenta el precio.

La moraleja final es la de siempre: todo es caro o barato en función del valor que le des a tu tiempo y las ganas que tengas de complicarte la vida.


Pinhole con la Canon 5D MKII

septiembre 30, 2009

Hace unos días monté un zone plate en la Canon 5D MKII para ver qué tal iba la cosa. Ya lo había probado con la cámara Franka y el resultado me gusta.

real 3

La ventaja del Zone Plate sobre el Pinhole es que permite hacer fotos muy rápidas, con lo que casi no necesitas el trípode y puedes fotografiar personas o animales. Como soy vago por naturaleza se me ocurrió que tal vez con la digital la cosa sería más sencilla: te ahorras el revelado, los carretes, el tiempo de espera, escanear la foto, la incertidumbre, y todo eso que en el fondo tiene su gracia.

Para hacer la prueba le hice un par de fotos al burro de un amigo:

_MG_4573-Edit

El día no acompañaba, de modo que tuve que tirar a 1/4 de segundo a 1600 ISO. El jodido no se estaba quieto, por lo que me fui a por el perro.

_MG_4642-Edit

La conclusión final es que no me gusta. La separación entre la “lente” y el sensor es de 43 mm, por lo que la distancia focal viene a ser la de un objetivo normal, y para estas cosas prefiero tener un poco más de ángulo.. O sea,  que he vuelto a desmontar el invento y lo he montado en una Fujica viejuna que compré en Ebay por dos duros. Lo de los dos duros es importante, porque le he tenido que practicar un tuneado radical a la cámara para modificar la distancia focal que incluye la trepanación del espejo. Ya sé que la 5D estará caducada en cuatro días, pero de momento no entra en mis planes hacerle este tipo de cosas.  Ya veremos qué tal salen las pruebas.