La foto más vendida de la historia

enero 14, 2011

Les presento la obra maestra de Martin Elliott, fotógrafo de un sólo éxito.

El señor Elliott murió el año pasado dejando como única huella de su paso por  este valle de lágrimas la foto en cuestión. No es poca cosa, ya quisiéramos muchos. Según dice la leyenda, se trata de la foto más vendida de la historia. El dato habría que contrastarlo, pero lo que es seguro es que todos la hemos visto alguna vez. Los más viejunos tal vez incluso la hayan tenido colgada en su habitación ayudándoles con los siempre problemáticos picores de la pubertad allá por los felices setenta. Lo más curioso de esta curiosa historia es que el señor Elliott continuó dedicándose a la fotografía hasta su muerte, sin volver a producir nada destacable ni, por supuesto, ninguna otra foto comparable en cuanto a éxito a la imagen de la tenista. La chica, por cierto era su novia, y no le fue al bueno de Elliott con el rollo de los derechos de imagen y esas zarandajas. Era una época de paz amor y buen rollo, y no cobró un duro en toda esta historia. Ah, qué tiempos aquellos!

Era el señor Elliott un fotógrafo mediocre? Posiblemente, aunque ni más ni menos que la mayoría de los que nos dedicamos a esto. Muchos fotógrafos son famosos por una sóla foto, independientemente de lo buenos o malos que pudieran ser. O alguien se ve capaz acaso de recordar una sóla foto de Alberto Korda que no sea la mítica estampa del Che?

Una foto de Joe Rosenthal que no sea esta?

La diferencia es que la foto del señor Elliott no está en los museos.  Para mí el trasero de la tenista puede competir con el David de Miguel Angel y la Gioconda juntos, y encima salir ganando. Pero eso es una apreciación puramente personal. Ya he dicho varias veces que en temas de arte es mejor no meterse. Tener un sólo éxito en la vida es mejor que no tener ninguno, vamos digo yo. En el caso del señor Elliott encima, tenía una novia de las de mojar pan, jamonosa y predispuesta. confirmando que detrás de todo gran hombre hay siempre una gran mujer.

En cualquier caso, descanse en paz y que le quiten lo bailao. Si hay otra vida me pido ser él.


Los sinsabores del verdadero policía

enero 10, 2011

Después de una semana en los Alpes sin internet, sin pantallas de ninguna clase, sin más cámara que la del móvil, esquiando como única alternativa al aburrimiento, llego a casa y me encuentro que ya se ha publicado la novela póstuma de Bolaño. La noticia para mí es que en la portada figura una foto de “El Viaje Imposible”, que por cierto,  se expone a partir de mañana en Burdeos.  Pues venga, a empezar otro año, a ver qué tal.


No he podido resistirme

diciembre 30, 2010

El amigo Francesc Vera me ha dado la pista de ACQUINE, una web que puntúa las fotos de manera más precisa que la maquinita del post anterior. Recórcholis! He dejado a un lado el cierre de la contabilidad del año para ver someter a su criterio un par de retratos del calendario de la Residencia de Ancianos del Padre Gomes.

Notable bajo. Un poco decepcionante, esperaba más. De todos modos, esta foto no es más que una mala copia, de modo que vamos a los orígenes. Consultemos de nuevo al oráculo:

Zas en toda la boca! El tan cacareado Piero della Francesca saca una nota digna de un pastillero de los que salen en Callejeros! Vamos a ver si acertamos con los gustos de la maquinita. Seguimos con otra foto del calendario:

Toma ya! Un sobresaliente como la copa de un pino! De todos modos, como no me fío, voy a hacer una última prueba. Le meteremos la foto que lo está petando en todos los powerpoints del momento

Un suspenso? Qué clase de burla es esta? Definitivamente el invento es un truño. Se les ve el plumero. Mucho sistema de zonas, mucho retrato introspectivo, mucho artista de medio pelo con pretensiones. Algún día hablaremos de las normas para hacer una foto que no guste a nadie pero que te catapulte al estrellato y a la élite artística mundial. Hoy no, que casi es fin de año y este post ha sido un arrebato.

Los editores gráficos pueden seguir respirando tranquilos. Feliz año!


No es una inocentada

diciembre 28, 2010

Hay quien hace fotos, hay quien toma fotos, y hay mucha gente que las tira. A estos últimos va dirigido el invento de marras. La cámara conceptual Nadia se postula muy seriamente en la reñidísima competición por alcanzar el cero absoluto en la escala de la estupidez fotográfica.  Según parece, la cosa esta le pone nota a tus fotos antes de que las hagas tires, con lo que le ahorras al mundo un montón de basura. Bien pensado, a lo mejor no es tan mala idea. Lo que no me queda claro es qué criterio sigue el engendro para puntuar tus obras. Claro que con el eslógan ya queda claro de qué va la cosa: “La cámara que piensa, para que tú no tengas que hacerlo”

Brillante. Nos espera un futuro brillante.


Apadrina a un fotógrafo

diciembre 23, 2010

Vivimos momentos de zozobra e incertidumbre. Como dicen los pedantes, nada es permanente, salvo el cambio. Si hasta la Santa Iglesia,  con 2000 años de experiencia, está en horas bajas, qué podemos esperar los humildes fotógrafos de a pie? Precisamente los Legionarios de Cristo han iniciado una campaña que nos puede servir de modelo.  Tal vez haya quien no lo recuerde, pero ya hablamos en su momento de las especies en peligro de extinción. Estamos en Navidad, hay que ser buena persona.

Foto: Ulik-Creative Commons


Instrucciones para montar un mueble de Ikea

diciembre 21, 2010

Ya he comentado alguna vez mi desconcierto a la hora de enfrentarme a una exposición de fotografía “Artística”. así con mayúsculas. Seguramente el problema radica en que nunca me leo los panfletos hasta que es demasiado tarde. En este sentido, visitar una exposición es como montar un mueble de IKEA, no puedes pretender entenderlas si no te lees primero el papelito. Yo nunca leo las instrucciones, al menos de entrada, y así me va. Ayer me ocurrió exactamente esto en la exposición de Bruno Serralongue, en la Virreina.

Bruno Serralongue

De entrada las fotografías me recordaron las fotos que hace mi cuñado cuando va de vacaciones,. No obstante, las ampliaciones eran grandes, y estaban muy bien enmarcadas, quiero decir que la puesta en escena sugería que había algo que se me estaba escapando. Soy consciente de mis limitaciones en cuestiones de arte, de modo que me dí por vencido y me leí las instrucciones. Mi ansia de aprender no conoce límites.

El conocimiento es poder. Ahora, el sentido de la muestra se me reveló de manera diáfana. Resultó que el señor este leía una noticia en el diario, acudía como un mirón más al lugar de los hechos  y hacía una foto. La noticia había pasado ya, y por tanto, lo único que fotografiaba esta buena persona era una calle, un edificio, un solar donde había pasado algo. Todo muy frío, muy objetivo y muy cool. El resultado son imágenes que tienen un interés muy limitado, tendente a cero. Imposible saber que esa es justamente la idea si no te lees las instrucciones, de modo que me sentí aliviado al ver que si no le veía el encanto a la cosa no era debido a mi falta de sensibilidad. Si lo entendí bien, hacer la foto de un suceso interesante, es considerado foto de prensa, pero hacerla un día después, cuando ya no pasa nada y no hay nada que ver, sería ya cosa artística. Eso por hacer un resumen más o menos comprensible para los que seais un poco lerdos. Según el director de la Virreina,  las fotos «son un instrumento más de participación en la sociedad global”. Suena bien, y no significa nada, lo que demuestra que este señor no tiene el cargo que tiene porque sí.  También  se nos explica que el artista se pagaba él mismo los viajes a los sitios. Curioso dato que no sé si aporta algo o no, pero a estas alturas mi desconcierto ya es máximo y no estoy para sutilezas.

Ahora en serio, yo no entiendo de estas cosas, pero seguro que se trata de una exposición muy interesante.


Renovarse y morir

diciembre 18, 2010

Cada vez es más cansina la corriente literaria que podríamos denominar “lamento de fotógrafo”, basada principalmente en la idea de que todo tiempo pasado fue mejor y en la nostalgia del paraíso perdido. Comprensible, normal, pero poco productivo.  El sector más apocalíptico dice que la foto normal de toda la vida está en fase terminal. Puede que sí, o puede que no, pero lo que es seguro es que se ha acabado el monopolio de la imagen fija, y que ésta comparte cada vez más espacio con novedades de lo más variopinto. Si te apetece, bien, si no, te mueres. Cada día se inventan más cosas raras, y tu trabajo consiste en estar al tanto de las que te pueden ser de utilidad para

  • a. Competir con los demás chacales colegas
  • b. No hacer el primo llegado el caso.

Sé lo que estáis pensando: que eso significa que no vamos a parar de estudiar en la vida. Efectivamente, pero para eso estamos. Este ritmo hace que las cosas parezcan viejas en dos días. Un ejemplo muy humilde es la panorámica circular VTR, que fue una novedad hace unos años, pero que hoy día es una cosa común y corriente. La primera vez que me lo pidieron fue para una web de una cadena hotelera, de modo que puse cara de saber de qué hablaba, un poco de búsqueda en internet, y a correr. A mí  me sigue gustando, porque es fácil y resultona. Ahí os dejo una  del puerto de Tarragona. Marea un poco al principiio, pero para mostrar un espacio sigue siendo realmente útil.
{qtvr circular.mov 600 400}