El túnel del tiempo

Hoy me ha pasado una cosa bastante alucinante. Me han llamado de una revista para pedirme un reportaje que les había propuesto hace muuuucho tiempo. Lo curioso no es esto, porque todos sabemos que entre la propuesta y la publicación pueden pasar eras geológicas enteras. Lo gordo del caso es que ha resultado ser un reportaje tan tan tan antiguo, que todavía era analógico.

rodet

Ya me imagino a las almas cándidas pensando: Qué gusto, volver a tocar las diapositivas, aquella calidad del Velvia, el olor rancio de los marquitos de cartón, las fundas de plástico amarillentas… Pues bien, como no sabía en qué invertir la mañana, la he pasado haciendo algo que con las fotos en digital me ocupa unos diez minutos: enviar el reportaje.

Para empezar, baja al sótano a rebuscar dónde demonios están las fotos. Cuando por fin las encuentro, no son el primer juego de originales (bien etiquetados y enmarcados) sino el segundo (en plan alboroto total) Después de rebuscar y darle vueltas recuerdo que  lo envié a Panoramic Images hace también bastante tiempo.

El siguiente paso ha sido desenterrar la mesa de luz , sepultada en lo más profundo de un cajón (ella que había sido el centro de todo, sic transit gloria mundi)

Separa las fotos técnicamente correctas, selecciona las mejores, compara para ir quitando repeticiones, etc. Hecha la primera selección, llega el punto importantísimo de descartar aquellas que ya están en agencias de stock para evitar conflictos innecesarios. Busca y compara de nuevo. Una vez acabado el proceso, me encuentro con 150 originales que deben ser enmarcados y, lo que es peor, etiquetados. Las fotos analógicas no llevan metadatos. Hay que recordar dónde era esto o aquello, consultar mapas, bajar al sótano  one more time y desenterrar las notas que tomas en un viaje y que, por pura chiripa, aún conservo. El tema de las fundas de plástico para las fotos es otro marrón. La mayoría de las que conservo están llenas de rayajos en rotulador rojo. Los editores gráficos consideraban práctico ir marcando las fotos que le interesaban con lo que tenías que ir reponiendo fundas constantemente. Como es normal, dejé de reponerlas hace mucho tiempo. Tras mucho rebuscar consigo un juego más o menos limpio.

Ahora toca encontrar el modelo de albarán que yo tenía para entregar fotos a las revistas, actualizarlo e imprimir un par de copias. Porqué? Muy sencillo, las revistas tienen ideas diferentes del trato que deben dar a tus fotos. Algunas las tratan bien, algunas mal, y algunas no se sabe porque jamás te las devuelven. Considerando que el reportaje puede publicarse dentro de un par de años, (o de veinte, total…), tú no te acordarás ni de que las enviaste allí, ni de cuantas fotos, ni de nada. Este problema quedó abolido con los DVD o las descargas en FTP. Para que luego digan del digital.

Con la carpeta bajo el brazo, persónate en carne mortal en la redacción, y hasta dentro de dos años. Ahora tengo un papelito analógico total colgado de la torre del ordenador para recordar que debo reclamar estas fotos. Dentro de poco estará roñoso y arrugado, y empezará a dar un poco de asco, estoy seguro.

En conclusión, añoro los tiempos analógicos como el que más, pero hay que reconocer que ciertas cosas eran un coñazo.

 

 

5 respuestas a El túnel del tiempo

  1. Es que las diapos y los negativos tenían también un tiempo “analógico” (era normal esperar el revelado, entre otras cosas, y aunque hubiese prisa se “comprendía” que no se podía entregar el trabajo al día siguiente). Lo malo, ahora, es responder con un trabajo “analógico” a un tiempo “digital”. Y entonces, sí, esas cosas son un coñazo.
    A veces me apetece sacar la Leica del cajón, pero luego pienso en la cantidad de rollos que hay que llevar, en el revelado, en escanear los negativos, en… y salgo con la digital!

    • Pues no me lo había planteado de esta manera, pero de hecho tienes toda la razón del mundo. Yo mismo disfruté al principio del digital de las ventajas de trabajar en “tiempo digital” cuando todavía los clientes funcionaban con “tiempo analógico”

  2. frikosal dice:

    Maestro Siqui,
    Ese sótano va a convertirse en un lugar de culto. Después de ver el time lapse del pan y con estas revelaciones de que también atesoras una mesa de luz e incontables diapos, yo (siempre con mi mejor ánimo constructivo) estaba por proponerte que organizases una visita guiada a ese santo lugar.
    Velvia glorioso que estas en los sótanos, ayúdanos.

  3. Jordi dice:

    Uf uf uf, justo llego de adquirir una d700 (sí, ahora que todos los rumores señalan la salida inmediata de la d700s…) y, viniendo de 601m y FM2, se me antoja el Enterprais d700.
    A pesar del romanticismo intrínsico en todo lo fotográfico debemos reconocer que el cambio es brutal y a mejor. Ciertas practicas analógicas, vistas hoy día y objetivamente, pueden parecer masoquistas.

    Entre muchas otras cosas, la FTPs son almacenes virtuales donde guardar copias de seguirad desde cualquier rincón del mundo, solo esto me parece una pasada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: